El amigo ‘especial’ de Haider

24 10 2008

  • El sucesor del ultraderechista austriaco acrecienta el rumor sobre su vida sexual
  • ‘Era el hombre de mi vida’, confesó entre lágimas durante una entrevista
  • El accidente de tráfico en el que el pasado 11 de octubre Jörg Haider perdió la vida está destapando la otra cara del fallecido líder ultraderechista austriaco.

    Un tio machote, ario y como Diós manda, si señor

    Un tío machote, ario, abstemio y como Diós manda, sí señor

    La primera en caer fue su imagen de político casi abstemio cuando se supo que Haider circulaba con una tasa de alcohol casi cuatro veces superior a la permitida en el momento en que perdió el control de su potente vehículo.

    Después llegó la noticia de que el gobernador de Carintia se había pasado por un local de ambiente homosexual justo antes del mortal suceso.

    Y este miércoles llegó a su culmen el escándalo cuando Stefan Petzner, brazo derecho de Haider en su partido Alianza para el Futuro de Austria (BZÖ), confesó en una entrevista que Haider y él gozaban de una “relación especial”.

    ¿Sería entonces verdad el rumor que circulaba de que el populista llevaba una doble vida? La confesión de Petzner pone más base a ese supuesto.

    “Haider y yo teníamos una relación que iba más allá de la amistad. Estábamos conectados por algo realmente especial. Él era el hombre de mi vida“, contó Petzner sin poder contener las lágrimas.

    Petzner, convertido ya en número uno de la BZÖ, tiene 27 años, mientras que su jefe estaba ya muy cerca de los 60. Según el propio Petzner, Haider temía que la diferencia de edad entre ambos llegara a afectar a la relación.

    “Stefan [Petzner] pasaba tres cuartas partes de su tiempo con Haider, incluidos los fines de semana y las vacaciones”, ha señalado la hermana del actual líder de la BZÖ, Christiane Petzner, echando más leña al fuego. “El vínculo entre ambos era muy fuerte. Se podría decir que, a su manera, ambos se amaban”, ha añadido a la revista austriaca ‘Madonna’, disparándose los comentarios.

    Los celos de su mujer

    La prensa rosa alpina barrunta que Haider y Petzner se encontraron la madrugada del 11 en el local gay, discutieron y pusieron punto y final a la relación, lo que desembocó en la conducción acelerada y letal del gobernador.

    Pero en esta historia también hay contradicciones. Mientras Petzner afirma que la mujer de Haider —Claudia, madre de sus dos hijos— aceptaba la relación, Christiane dice que “Claudia estaba celosa“.

    Al final, cabe preguntarse: de ser cierta la condición sexual de Haider, ¿cómo pudo defender una política de ultraderecha? Por no hablar de lo que habrían pensado sus padres, nazis convencidos y defensores, por tanto, del envío de los homosexuales a los campos de concentración.

    Nos lo cuenta SILVIA ROMÁN en elmundo.es y Jose A. Pérez, de Bilbo

    Anuncios